SEARCH
SHOP
  • Your Cart Is Empty!
C/ Basea 8, 1r 2a (08003) Barcelona +34 629 07 25 96
Noticias

Trabajamos con gerentes de SEAT el desarrollo de competencias para conversar de forma eficiente equilibrando la discrepancia y el reconocimiento.

El trabajo por proyectos y la orientación a la innovación continua requiere de una predisposición al diálogo que facilite construir soluciones y acciones compartidas.

Cooperar, anticiparse y actuar implican conversar y, para ello, hay que asentar e incorporar nuevas competencias.

El Modelo de Transformación Relacional (MTR) ofrece un esquema que permite trabajar de forma clara y concreta el eje de una conversación: la emoción, el reconocimiento y los compromisos, y desarrollar las competencias del pedir, ofrecer, acordar, escuchar y reconocer implícitas en el acto de conversar.

Conversar evita generar conversaciones pendientes, bloqueos que afectan directamente la productividad.

Conversar incentiva la transversalidad y la transparencia y permite transformar la organización hacia modelos orientados a la innovación y a la definición de retos compartidos.

Conversar es rentable.

0

Noticias

Con un equipo de educadores del colegio Santa María Ikastetxea de los Marianistas de Vitoria-Gasteix, se trabajó un taller para tomar consciencia del sentido del sistema de evaluación que actualmente se utiliza, en cómo introducir el reconocimiento de la singularidad y las fortalezas de las niñas, niños y jóvenes en el proceso de evaluación y cómo vincular al propio alumno y a los padres.

El taller finalizó con una definición, por parte de los educadores, de acciones a incorporar en el sistema de evaluación y en la dinámica de las aulas.

0

Noticias

Desde el Instituto Relacional, con sedes en Barcelona, Madrid y Chile, hacemos visible lo invisible desde hace más de 10 años.

Nuestro compromiso consiste en desarrollar una Educación Relacional basada en la Pedagogía del Reconocimiento.

Nuestras bases:

Defendemos que el sistema de relaciones determina todos los elementos que integran un sistema educativo (espacios, pedagogías, contenidos y actores).

Trabajamos para transformar los modelos de convivencia creando espacios de reconocimiento y aprendizaje significativos.

Mejoramos la calidad relacional basándonos en el Modelo de Transformación Relacional y su aplicación en la Educación Relacional y en la Pedagogía del Reconocimiento, desde una mirada ética y teórica de los fenómenos nacidos de la convivencia humana.

Estamos presentes donde interactúan alumnos, docentes, madres y padres, equipos directivos, administraciones y comunidades.

Acompañamos a las personas y a organizaciones educativas en sus procesos de evolución, potenciando la calidad, la eficiencia y el equilibrio relacional.

En IR queremos transformar los modelos de convivencia educativa, creando una cultura de relaciones basada en el encuentro, el reconocimiento y la legitimidad de todas las personas.

Para ello, diseñamos programas personalizados para directores de centros, jefes de estudio, coordinadores pedagógicos y responsables públicos de educación. La calidad de las relaciones en el ámbito educativo determina el desarrollo del potencial de los niños, niñas y jóvenes y su formación como ciudadanos, para que contribuyan a la sostenibilidad de una sociedad de encuentro.

Diseñamos también programas y talleres para educadores, docentes, pedagogos, orientadores y educadores sociales. Talleres para asegurar la corresponsabilidad del proceso educativo entre escuela y familia, favoreciendo acciones conjuntas entre todos los miembros de la comunidad educativa, con el objeto de construir un proyecto de vida más satisfactorio en la escuela y la familia.

0

Noticias

Durante la semana del 29 de octubre al 2 de noviembre, Joan Quintana Forns, director del Instituto Relacional, expuso las 10 claves de la Educación Relacional y la Pedagogía del Reconocimiento, en el Programa Líderes Transformadores de la Educación (2ª edición) organizado por la Fundación SM, donde participaron representantes de 10 países de América Latina junto con España, con el propósito de impulsar proyectos educativos innovadores e intercambiar experiencias transformadoras.

0

Noticias

El pasado jueves 14 de junio, Joan Quintana Forns, Director del Instituto Relacional, Máster en Salud Pública y diplomado en Gestión Hospitalaria por la UB, participó en la XX Jornada de la Sociedad Catalana de Calidad Asistencial «Dando valor a las personas: organizaciones de calidad», dirigida a profesionales que trabajan en diferentes ámbitos del sistema sanitario.

La conferencia se centró en plantear la importancia y el impacto que tienen las relaciones entre los profesionales de la salud y los usuarios del sistema de la salud en la percepción de la calidad asistencial.

Se plantearon preguntas para una reflexión sobre aspectos centrales de la salud relacional:

¿Qué hacemos para que los profesionales y los usuarios se sientan SEGUROS y ÚNICOS?

¿Qué RECONOCIMIENTO me hubiera gustado recibir?

¿Qué RECONOCIMIENTO tengo pendiente de dar?

¿Cuántos invisibles generamos internamente?

¿Qué no vemos los usuarios y nuestras familias?

¿Conversamos por GENERAR vínculos?

¿Tenemos espacios para conversar y FORTALECER los vínculos entre los profesionales y con los usuarios?

¿Cuántas conversaciones sentimos que tenemos pendientes por RESTABLECER relaciones necesarias?

0

Blog

Percibimos a los otros desde nuestra propia subjetividad, construida con el valor que damos a todo lo vivido y con lo que hemos incorporado de todo lo que hemos oído de nosotros.

Cuando hacemos una descripción del otro, no estamos definiendo al otro ni quien es, ni cómo es.

Narramos a los otros con lo que podemos ver desde nuestra propia mirada subjetiva.

Nuestra valoración, aunque no los describe, va a condicionar su manera de relacionarse con nosotros, con los otros, en el ahora y en un futuro.

Construyamos las relaciones mirando y viendo las potencialidades y fortalezas propias y del otro.

Reconozcamos las singularidades de los otros.

Legitimar la singularidad del otro es condición necesaria para construir un vínculo desde el reconocimiento.

Re-Conocer al otro, es dar valor a como es y lo que hace. Condición necesaria para cooperar y compartir caminos de convivencia.

Relacionémonos para que cada persona pueda ser, sin tener que someterse a nuestro propio relato sobre lo que se tiene que hacer y como se tiene que ser.

Démonos la oportunidad de ser Re-Conocidos sin tener que dejar de ser.

0

Blog
Hace unas semanas estaba en la oficina de un cliente. Tenía la misión de que debatir o negociar con un directivo de la casa, un tipo que a priori no tenía buena disposición a colaborar desde su reinito corporativo en lo que “el proyecto” requería de su ámbito de gestión-poder-influencia. Conviene recordar que “el proyecto”, esto es, aquello que intentábamos sacar adelante mi cliente y yo, era un proyecto de la empresa, no una embajada particular o personal de un individuo concreto; no un interés personal sino común y -en principio- compartido. Conviene recordar también que, en estas situaciones, el asesor externo (a la sazón, yo misma), persigue un objetivo que es aquél para el que ha sido contratado; es decir, que no está una dando una batalla personal ni peleando por tener la razón. En aquella reunión, expusimos con concreción las actuaciones específicas que se requerían de su área para avanzar en el proyecto, qué acciones, qué decisiones debían implementarse en su pequeño feudo para poder avanzar en el proyecto, y eventualmente, cumplir el mandato de la dirección, y, más específicamente, del propietario de la empresa.  Había una lista de ocho acciones, del tipo: mandar una comunicación a todos los proveedores informando de…; o solicitar a los principales clientes que nos hagan llegar… ; o analizar el volumen económico de los compromisos comerciales de la empresa para identificar proveedores/clientes de alto riesgo y emprender (o no) determinadas acciones con ellos;…o estudiar la antigüedad de algunos de nuestros acuerdos de colaboración, que hoy en día están inactivos, para decidir si hay que renovar, rescindir o modificar esos acuerdos. Cosas así… Bien, tras la exposición repasó una por una todas las acciones, y con firmeza, añadió: “bueno, a ver, lo entiendo, eh?, pero…esto no se puede, esto tampoco, esto es imposible, esto ni pensarlo…No, no se pueden hacer, no, ninguna de ellas.” Pronunciaba esas frases mientras iba tachando de una lista las diferentes opciones. Explicamos que no eran simples ocurrencias, sino que eran acciones que había que hacer para cumplir el propósito marcado por los jefes/propietarios.  Y le invitamos a analizar juntos qué quería decir con su “no-se-puede”. Y es que esta reflexión es necesaria, no solo en este contexto, sino en todos los planos: personal, profesional, social, educacional, relacional, político… ¿Qué queremos decir, realmente, cuando decimos “no-se-puede”? Detrás del no-se-puede puede haber un “ufff-esto-es-políticamente-complicado”. Y es que supone un trabajo de diplomacia corporativa que a menudo produce rechazo y echa para atrás; sentarse con alguien que no nos gusta, tener conversaciones que no apetece tener, escuchar cosas que no queremos escuchar… También puede estar el miedo a los dineros; no-se-puede, entonces, es “nunca lo aprobarán, los gastos están contenidos, no se entenderá la inversión… “. Y claro, “yo quedaré expuesto o cuestionado por haberlo planteado”. Otras veces, no-se-puede tiene que ver con la pereza a entablar una batalla interna en la que sabemos que es difícil ganar, por tanto, ni lo intentamos… No-se-puede también significa que alguien no está dispuesto a exponerse o que su energía en ese momento está en otras historias. O tiene que ver con cuán reconocido se sienta alguien en la organización, o se refiere a historias del pasado que no dejaron buen sabor de boca. Y casi siempre, no-se-puede nos conecta con una emoción que, a según qué personas y por sus experiencias vitales, no les permite entrar en un campo determinado. Realmente, en cualquiera de las situaciones anteriores, lo que existe es un temor a perder el reconocimiento de los demás, a quedar señalado o invisibilizado por no estar en la corriente de la mayoría, y, en último término, una capacidad limitada a defender un espacio propio, espacio de ideas, de opiniones, de propiedad de nuestro lugar. Como siempre, un temor a no ser valorados y reconocidos desde nuestra singularidad. Esa singularidad a la que lleva la determinación y la defensa de lo que uno cree, pase lo que pase, pese a quien pese, y sabiendo asumir las renuncias que implica la batalla elegida. Por todo ello, he aquí una invitación a pensar, cuando escuchemos no-se-puede, cuántos significados puede llegar a tener esta expresión. Cuántas veces, con un simple no-se-puede, o no-puedes-hacer-eso, alguien consigue echar atrás nuestra decisión. Pero, sobre todo, cuando nosotros mismos la pronunciamos, ¿Qué estamos queriendo decir?  ¿Qué renuncias hacemos? ¿Qué espacio defendemos? ¿Qué queremos decir cada vez que decimos no-se-puede?. Decía Indira Gandhi, “con el puño no se puede dar un apretón de manos”. Pues con el no-se-puede, sencillamente no se puede.
1

Noticias
En relación a los hechos vividos en Catalunya estos días, el Instituto Relacional quiere sumarse a las iniciativas de diálogo sincero que están apareciendo y, en este sentido, deseamos manifestar lo siguiente:

Los profesionales del Instituto Relacional aportamos esta reflexión desde nuestra mirada y desde la consideración de que la evolución humana se construye con la conversación, la comprensión y la acción común.

La relación con los otros es un acto que se fundamenta en ver al otro y aceptar su diversidad y diferencia, condición necesaria para poder convivir.

Narramos lo que somos y definimos a los otros, y los otros nos van definiendo a nosotros, construyendo una identidad subjetiva, personal y colectiva que nos facilita o limita nuestro hacer, creando condiciones para el encuentro o el desencuentro.

Vivimos en constante interdependencia. Se puede negar -o invisibilizar- al otro, dominándolo o destruyéndolo, pero no se pueden dominar las identidades diversas que son consustanciales con la vida.

Reconocer al otro implica escuchar y conversar para crear, fortalecer o restablecer vínculos, creando consensos que nos permiten actuar juntos, reconociéndonos y legitimando la diferencia del otro. Ahora más que nunca, necesitamos espacios de encuentro y conversación, para escucharnos y reconocernos mutuamente, si negamos esta posibilidad, negamos nuestra condición de humanos legítimamente diversos.

Seguiremos trabajando para construir esos espacios. Y, por descontado, lamentamos y lamentaremos la violencia en cualquiera de sus manifestaciones.
0

Noticias
Tal y como os informamos, el pasado 23 de mayo, coincidiendo con la ceremonia de entrega de los premios Factor Humà – Mercè Sala, el director del Instituto Relacional Joan Quintana pronunció una conferencia titulada “El reconocimiento y los invisibles en la vida de las organizaciones”.

Lo hizo ante 300 directivos y personalidades de la sociedad catalana que acudieron al Auditorio del CaixaForum Barcelona.

La Fundació Factor Humà acaba de publicar la ceremonia íntegra en vídeo y, por tanto, la conferencia de Joan puede ser presenciada a través de Youtube, en el link: https://youtu.be/ZvrV1bAXz7Y?t=34m2s, o en la ventana siguiente. La conferencia se pronunció en lengua catalana y se puede ver a partir del minuto 34.

Desde el Instituto Relacional agradecemos a la Fundación Factor Humà su amable invitación y damos la enhorabuena a Ampans, entidad especializada en inclusión socio-laboral de personas con discapacidad intelectual y enfermedad mental, que fue galardonada con el Premio Factor Humà de este año.

0

PREVIOUS POSTSPage 1 of 2NO NEW POSTS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies