SEARCH
SHOP
  • Your Cart Is Empty!
C/ Basea 8, 1r 2a (08003) Barcelona +34 629 07 25 96
Noticias

El pasado viernes iniciamos en Madrid el Programa de Transformación Relacional (PTR).

El programa va dirigido a profesionales y a personas individuales que quieran ampliar sus capacidades de relación con otras personas. Está muy indicado en el ámbito profesional y en la gestión de proyectos dado que proporciona herramientas útiles para evitar o disolver conflictos entre personas y equipos que impiden el correcto desarrollo de cualquier proyecto.

Consta de tres sesiones de trabajo: presencial, individual y en equipo. Los asistentes aprenderán a construir y gestionar redes relacionales que les ayudarán a cumplir sus retos profesionales y sueños personales, mediante relaciones saludables y poderosas. 

El programa ofrece numerosos beneficios a sus participantes:

  • Ampliar las capacidades de relación con los otros.
  • Equilibrar el pedir y el ofrecer.
  • Mejorar la capacidad de generar acuerdos, evitando incumplimientos y equilibrando expectativas.
  • Reconocer las fortalezas propias y las de los demás, así como todo aquello que se puede mejorar.
  • Escuchar dando el tiempo necesario para percibir sin prejuicios a los otros y a las situaciones, contrastando las diferentes realidades y percepciones.
  • Gestionar redes relacionales que permiten que los retos profesionales y los sueños personales puedan cumplirse.
  • Construir redes de relaciones personales y profesionales saludables y poderosas articulando conversaciones para crear, fortalecer y restablecer vínculos.

0

Noticias

El programa de Transformación Relacional va dirigido a profesionales y a personas individuales que quieran ampliar sus capacidades de relación con otras personas. Está muy indicado en el ámbito profesional y en la gestión de proyectos dado que proporciona herramientas útiles para evitar o disolver conflictos entre personas y equipos que impiden el correcto desarrollo de cualquier proyecto.

Consta de tres sesiones de trabajo: presencial, individual y en equipo. Los asistentes aprenderán a construir y gestionar redes relacionales que les ayudarán a cumplir sus retos profesionales y sueños personales, mediante relaciones saludables y poderosas. 

El programa ofrece numerosos beneficios a sus participantes:

  • Ampliar las capacidades de relación con los otros.
  • Equilibrar el pedir y el ofrecer.
  • Mejorar la capacidad de generar acuerdos, evitando incumplimientos y equilibrando expectativas.
  • Reconocer las fortalezas propias y las de los demás, así como todo aquello que se puede mejorar.
  • Escuchar dando el tiempo necesario para percibir sin prejuicios a los otros y a las situaciones, contrastando las diferentes realidades y percepciones.
  • Gestionar redes relacionales que permiten que los retos profesionales y los sueños personales puedan cumplirse.
  • Construir redes de relaciones personales y profesionales saludables y poderosas articulando conversaciones para crear, fortalecer y restablecer vínculos.
0

Blog
Hace unas semanas estaba en la oficina de un cliente. Tenía la misión de que debatir o negociar con un directivo de la casa, un tipo que a priori no tenía buena disposición a colaborar desde su reinito corporativo en lo que “el proyecto” requería de su ámbito de gestión-poder-influencia. Conviene recordar que “el proyecto”, esto es, aquello que intentábamos sacar adelante mi cliente y yo, era un proyecto de la empresa, no una embajada particular o personal de un individuo concreto; no un interés personal sino común y -en principio- compartido. Conviene recordar también que, en estas situaciones, el asesor externo (a la sazón, yo misma), persigue un objetivo que es aquél para el que ha sido contratado; es decir, que no está una dando una batalla personal ni peleando por tener la razón. En aquella reunión, expusimos con concreción las actuaciones específicas que se requerían de su área para avanzar en el proyecto, qué acciones, qué decisiones debían implementarse en su pequeño feudo para poder avanzar en el proyecto, y eventualmente, cumplir el mandato de la dirección, y, más específicamente, del propietario de la empresa.  Había una lista de ocho acciones, del tipo: mandar una comunicación a todos los proveedores informando de…; o solicitar a los principales clientes que nos hagan llegar… ; o analizar el volumen económico de los compromisos comerciales de la empresa para identificar proveedores/clientes de alto riesgo y emprender (o no) determinadas acciones con ellos;…o estudiar la antigüedad de algunos de nuestros acuerdos de colaboración, que hoy en día están inactivos, para decidir si hay que renovar, rescindir o modificar esos acuerdos. Cosas así… Bien, tras la exposición repasó una por una todas las acciones, y con firmeza, añadió: “bueno, a ver, lo entiendo, eh?, pero…esto no se puede, esto tampoco, esto es imposible, esto ni pensarlo…No, no se pueden hacer, no, ninguna de ellas.” Pronunciaba esas frases mientras iba tachando de una lista las diferentes opciones. Explicamos que no eran simples ocurrencias, sino que eran acciones que había que hacer para cumplir el propósito marcado por los jefes/propietarios.  Y le invitamos a analizar juntos qué quería decir con su “no-se-puede”. Y es que esta reflexión es necesaria, no solo en este contexto, sino en todos los planos: personal, profesional, social, educacional, relacional, político… ¿Qué queremos decir, realmente, cuando decimos “no-se-puede”? Detrás del no-se-puede puede haber un “ufff-esto-es-políticamente-complicado”. Y es que supone un trabajo de diplomacia corporativa que a menudo produce rechazo y echa para atrás; sentarse con alguien que no nos gusta, tener conversaciones que no apetece tener, escuchar cosas que no queremos escuchar… También puede estar el miedo a los dineros; no-se-puede, entonces, es “nunca lo aprobarán, los gastos están contenidos, no se entenderá la inversión… “. Y claro, “yo quedaré expuesto o cuestionado por haberlo planteado”. Otras veces, no-se-puede tiene que ver con la pereza a entablar una batalla interna en la que sabemos que es difícil ganar, por tanto, ni lo intentamos… No-se-puede también significa que alguien no está dispuesto a exponerse o que su energía en ese momento está en otras historias. O tiene que ver con cuán reconocido se sienta alguien en la organización, o se refiere a historias del pasado que no dejaron buen sabor de boca. Y casi siempre, no-se-puede nos conecta con una emoción que, a según qué personas y por sus experiencias vitales, no les permite entrar en un campo determinado. Realmente, en cualquiera de las situaciones anteriores, lo que existe es un temor a perder el reconocimiento de los demás, a quedar señalado o invisibilizado por no estar en la corriente de la mayoría, y, en último término, una capacidad limitada a defender un espacio propio, espacio de ideas, de opiniones, de propiedad de nuestro lugar. Como siempre, un temor a no ser valorados y reconocidos desde nuestra singularidad. Esa singularidad a la que lleva la determinación y la defensa de lo que uno cree, pase lo que pase, pese a quien pese, y sabiendo asumir las renuncias que implica la batalla elegida. Por todo ello, he aquí una invitación a pensar, cuando escuchemos no-se-puede, cuántos significados puede llegar a tener esta expresión. Cuántas veces, con un simple no-se-puede, o no-puedes-hacer-eso, alguien consigue echar atrás nuestra decisión. Pero, sobre todo, cuando nosotros mismos la pronunciamos, ¿Qué estamos queriendo decir?  ¿Qué renuncias hacemos? ¿Qué espacio defendemos? ¿Qué queremos decir cada vez que decimos no-se-puede?. Decía Indira Gandhi, “con el puño no se puede dar un apretón de manos”. Pues con el no-se-puede, sencillamente no se puede.
1

Noticias

El pasado viernes 20 de abril, se realizó la segunda y penúltima sesión del Programa de Transformación Relacional en Madrid. 

El programa consta de tres sesiones presenciales, distribuidas a lo largo del mes de abril y mayo, así como también de trabajo individual entre sesiones, con un total de 33 horas de duración.

Alumnos con perfiles diversos participaron en el PTR impartido por Esther Trujillo y Susana Reyes.

Ambas, profesionales del ámbito de la empresa, especialistas en el acompañamiento a personas que se encuentran en un momento de transición profesional, aportan miradas complementarias surgidas de su experiencia en el mundo empresarial, la educación, la salud y la gestión comunitaria.

0

Noticias

El fin de semana del 4 y 5 de junio, Miguel Ángel Marfil intervendrá en el COEX 2016 (“Coaching Experience 2016”) impartiendo la ponencia “¿Cuál es tu perfil relacional y cómo influye en tus procesos de coaching?”).

Miguel Ángel Marfil es Socio Director en Focus Inside, Profesor y Tutor en UPC School y Especialista Acreditado en Coaching Relacional por el Instituto Relacional.

La ponencia destacará el hecho de que el ser humano no es un ser social, sino relacional. A partir del Modelo de Transformación Relacional se expondrán los cinco actos relacionales y se estudiará qué conexión tienen con las habilidades interpersonales. Igualmente, a través de diversas actividades prácticas se propondrá a los oyentes conocer cuál es el propio perfil relacional y qué patrones tienden a repetir en sus relaciones personales y con los clientes.

Miguel Ángel tratará, en definitiva, de explicar a los coachs congregados cuáles son los patrones relacionales que acercan a la excelencia en la relación con sus clientes.

El COEX 2016 es un encuentro de un fin de semana que reúne a profesionales que trabajan en el desarrollo de personas, ya sean coaches, terapeutas, formadores o de profesiones afines.

Está organizado por un grupo de coaches, sin ánimo de lucro, con el objetivo de compartir, aprender y crecer. Esta edición se celebrará en Alcover (Tarragona) los mencionados 4 y 5 de junio.

Más información en la página https://www.facebook.com/Coaching-Experience-1233328303361964/?fref=ts

0

Blog
Tenemos poder personal cuando incorporamos la capacidad de adaptarnos, conectados a nuestras fortalezas, sin perder lo que nos da sentido, y así dar respuesta a lo que nos exige el entorno en el que vivimos. Y lo hacemos para seguir existiendo en él.

No es un poder basado en la sumisión de otros sino, todo lo contrario, fundamentado en la amplitud de nuestro propio “poder hacer”.

El poder personal no se puede desarrollar ni mantener si la persona no logra ver a los otros y sentirse visto por los demás, ser reconocido y reconocer, ser aceptado y aceptar, ser valorado y valorar, ser querido y querer a otros, sentirse cuidado y cuidar.

Podemos hablar de relaciones poderosas cuando nuestro estilo de relación nos permite ampliar nuestro abanico de oportunidades a partir de la construcción de vínculos saludables con las personas que forman nuestras redes de convivencia, ya sean personales o profesionales.

Las personas capaces de realizar un proceso de consciencia y autoconocimiento pueden llegar a tener vidas poderosas capaces de construir relaciones poderosas. Y estas relaciones son la base sobre la que se sustentan los equipos poderosos.

Y los equipos poderosos, capaces de adaptarse a las exigencias de la incertidumbre del entorno para construir acciones eficaces, son equipos que generan valor total sustentable y, en consecuencia, conforman organizaciones poderosas.

El corazón de la dinámica relacional es el flujo continuo de dar y recibir que permite vivir plenamente la vida. De esta forma podemos articular relaciones poderosas y hacernos cargo de la vida propia y de la vida con los otros de forma responsable.

Perseveremos en ello. Y hagámoslo sabiendo que sólo se persevera de verdad en algo cuando ese algo tiene sentido para nuestra alma.

No es por lógica, es por emoción.

(1)   De “Verdades en Juego: Un mapa para construir relaciones poderosas”
0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies