EL MUNDO ESTÁ ENFERMO

La COVID-19 nos desnudó como sociedad, evidenciando todo aquello que queríamos ocultar. Lo que hagamos (o no) a partir de ahora es determinante para la salud del mundo.