EL MUNDO ESTÁ ENFERMO

La COVID-19 nos desnudó como sociedad, evidenciando todo aquello que queríamos ocultar. Lo que hagamos (o no) a partir de ahora es determinante para la salud del mundo.

¿CÓMO DISCRIMINAMOS?: EL ROL DE LA CÁMARA.

Ya sea de fotos o vídeo, desde su invención la cámara ha tenido una gran influencia en la forma en que percibimos nuestro mundo. Pero el click o play no es tan simple como parece ni nosotr@s tan inocentes.

¿CÓMO DISCRIMINAMOS?: EL PODER DE LAS PALABRAS.

La lengua determina nuestra realidad. Lo que se nombra adquiere valor, pues mediante la palabra lo incorporamos a nuestro mundo, lo reconocemos. Lo que se nombra cobra vida, por lo que la forma en que lo hacemos es vital para definir nuestra forma de pensar, ver y ser. Asimismo, el no hacerlo, el obviar cosas, personas y/o situaciones, genera una invisibilización automática y, querámoslo o no, esa es una forma de violencia.