De una manera apremiante nos hemos tenido que adaptar a situaciones diversas y adversas. Hemos constatado la necesidad de cooperar, compartir cuidado, talento y acciones. La eficacia de las estructuras jerárquicas se ha tambaleado. La autorregulación y la responsabilidad compartida en red han aparecido como una forma de organizarse que cuestiona verticalidad y buscamos REFERENTES para cada necesidad, ya que hemos constatado que un individuo no lo tiene todo.

Foto de Miguel Á. Padriñán en Pexels

Hemos venido observando cómo las organizaciones se adaptan continuamente para obtener la máxima rentabilidad económica y la mejora de sus procesos, implantando organigramas y estructuras sustentadas en la responsabilidad individual del líder.

Por eso, hoy es necesario un cambio de enfoque del liderazgo como una expresión individual hacia el plano relacional, cuidando la calidad de las relaciones que se generan en la convivencia en entornos personales o profesionales.

Necesitamos dar respuestas evolutivas a los cuestionamientos que surgen respecto al liderazgo vertical que sigue queriendo dar respuestas totales.

¿Dónde queda la autonomía de la/os profesionales que forman los equipos?

¿Dónde queda el desarrollo de cada una/o de ellas/os?

¿Dónde queda la aportación y colaboración entre las/os integrantes del equipo?

¿Dónde queda la calidad de las relaciones que estas/os generan y mantienen?

Foto de Miguel Á. Padriñán en Pexels

Los REFERENTES que acompañan y cuidan la calidad de las relaciones y aprecian de forma personalizada a cada profesional son Referentes Relacionales.

El Referente Relacional asume su responsabilidad sin renunciar a sus obligaciones, pero genera corresponsabilidad, distribuyendo el liderazgo entre los componentes del equipo.

El Referente Relacional considera la singularidad y aporte de cada profesional que compone el equipo y trabaja desde la complementariedad, visibilizando los conocimientos, competencias y aportes de cada profesional.

El Referente Relacional crea condiciones para que cada profesional declare sus compromisos y acciones, posibilitando el cumplimiento de los retos y objetivos compartidos. Clarifica, concreta y confía en la comunicación y la transparencia como elemento esencial y favorece los espacios de conversación.

El Referente Relacional gestiona la discrepancia como motor de innovación mediante el diálogo.

El Referente Relacional contribuye a la calidad, ya que considera que, si no existe calidad relacional, no existe aprendizaje, no existe atención, no existe colaboración ni gobernanza, desaparece la complementariedad y, con ello, la transparencia, lo que conduce directamente a la falta de compromiso asociada a la falta de responsabilidad.

Gestionar la CALIDAD RELACIONAL de una organización es cuidar las relaciones internas y externas entre profesionales, proveedores, clientes para que fluyan de forma saludable, evitando conversaciones pendientes, expectativas no cumplidas, conflictos, lenguajes agresivos, rumores y todo lo que dificulta e impide el desarrollo de ideas y proyectos.

El bienestar de las organizaciones y sus profesionales depende, en gran medida, de la manera en que cuidamos la calidad de las relaciones que mantienen sus miembros.

Necesitamos Referentes Relacionales para poder dar respuestas juntas/os.

Foto de Miguel Á. Padriñán en Pexels

2 respuestas

  1. Voy entendiendo lo relacional y vuestra misión. Me parece un arte, con las connotaciones que comporta la palabra en cuanto a complejidad, humanismo y belleza.
    Este dibujo del referente relacional de trazos nítidos y rico en detalles me resulta inspirador en mi trabajo, mi familia, mis grupos informales en torno a una afición… allá donde hay metas y hay relaciones.
    Muy bien expresado ¡Enhorabuena!

  2. Gracias, Susana, por la necesaria inmersión en la necesidad de cuidar las relaciones en el entorno ya no VUCA sino BANI-frágil (brittle), ansioso (anxious), no lineal (non-linear) e incomprensible (incomprehensible)-. Encuentro mucho del liderazgo resonante de Goleman en tu descripción de los referentes así como del liderazgo coach del que soy docente en la Online Business School-OBS-. Las organizaciones tienen que ir desprendiéndose de los liderazgos narcisistas y patológicos que han sido tan valorados y aupados a las cúpulas hasta ahora. Abrazo energético.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *