EL MUNDO ESTÁ ENFERMO

La COVID-19 nos desnudó como sociedad, evidenciando todo aquello que queríamos ocultar. Lo que hagamos (o no) a partir de ahora es determinante para la salud del mundo.

LA CONFINADA PERFECTA

Después de un mes de padecer muchas recomendaciones sobre cómo afrontar el confinamiento, aprecio que, además del virus, aparece el SUPERYO con sus ideales: una corriente que empuja a ser la confinada perfecta.

DISTANCIA FÍSICA, UNIÓN SOCIAL

Estamos atravesando una crisis, y la única certeza que nos deja es que nada volverá a ser como antes. Pero el mundo no se ha detenido. Esta es solo la antesala de la nueva realidad que viene, donde, más que nunca, deberemos cuidarnos y cuidar a los otros para no ahondar los efectos del virus.

UNA DEUDA DE GRATITUD

Una de las tareas que da tiempo de hacer el confinamiento, es revisar aquello que tenemos pendiente. Pendiente de hacer, decir, colocar, mostrar, solucionar. No siempre hace falta revisar y buscar, sino que a veces aquello que está pendiente, simplemente, llama a la puerta

UNA SACUDIDA AL PRIVILEGIO

Estos días no solo nos enfrentamos a una pandemia, sino también a una completa redefinición de nuestros miedos. Nuestro lugar ya no es el mismo.

LO COMPLEJO ES FEMENINO

En tiempos de cambios e incertidumbres, los grupos que afrontan la complejidad desde un liderazgo femenino son los que acaban consiguiendo los objetivos de manera óptima y eficiente.

LAS JUVENTUDES COMO MOTOR DE UNA SOCIEDAD MÁS JUSTA

Juventud y cambio son conceptos que van de la mano y han protagonizado diversos momentos de la historia contemporánea alrededor de todo el mundo. El problema, es la falta de reconocimiento en el mundo político y la débil -si no nula- capitalización de ese poder transformador. Sin embargo, una de las excepciones quedó marcada el 2 de diciembre de 1972.

LAS FOTOS QUE ESCONDEMOS

Primero fue Alan Kurdi. El niño sirio de tres años fue fotografiado sin vida en la orilla de una playa griega cuatro años atrás. La escena recorrió el mundo, mostrando la peor cara de la crisis migratoria en Europa. Mucho se dijo, poco se hizo. Ahora, es el retrato de Óscar Martínez y su hija Valeria el que nuevamente enrostra aquello que no queremos ver. Sus muertes no son un accidente ni un acto puntual en el tiempo, sino el síntoma de un problema general, sistémico, del que nosotros también formamos parte.

VIVIR PARA SEGUIR TU CONCIENCIA

Eduardo Galeano, uno de los grandes pensadores latinoamericanos del siglo XX, reflexiona sobre el compromiso social y abuso de poder. «Estamos enfermos de exitismo», sentencia, «perder es el único pecado que no tiene redención». Una entrevista de 2011, pero que, con todo el acontecer mundial, está igual de vigente.